Como planifico mi novela de fantasía para el NaNoWriMo

  • lunes, octubre 16, 2017
  • By Antonio Távara
  • 0 Comments


El NaNoWriMo está a la puerta de la esquina. Es esa «competencia loca» en la que miles de escritores y aficionados se encierran durante un mes con la única intención de escribir 50 000 palabras; esto obliga al participante a escribir una media mínima de 1667 palabras al día, claro, si quieres mantener una vida social más o menos decente.

Debo admitir una cosa: Jamás completé el reto. De hecho si regresaras un año en el tiempo y me preguntaras sobre su existencia te diría que no sé de lo que hablas, la razón por la cuál tengo muchas ganas de comenzarlo y comprobar si soy capaz de escribir una novela completa en ese tiempo.

No sé si lo lograré.

De lo que sí estoy seguro es que tengo (y todos tenemos) la imperiosa necesidad de documentarme y planificar.

Intenta reunir treinta artículos con consejos en la red, revisa todos y cada uno de ellos, te darás cuenta que la gran estrella es la planificación. No se puede vencer el monstruo del NaNoWriMo sin antes hacer un complejo trabajo. Por ello, que armé un pequeño plan que comenzó el 01 de octubre (con lagunas bajas producidas por la procrastinación) e intentaré desarrollar durante lo que nos queda, a fin de que el 01 de noviembre pueda tener una biblia lo bastante robusta (o al menos algo robusta) como para no rendirme al día diez.

Espero quede bastante claro que este bosquejo no es una regla ni nada por el estilo. Aun faltan quince fechas para terminar esta etapa y no sé si seré capaz de cumplir con todo el trabajo que me queda por delante; sin embargo, creo que merece la pena que al menos lo conozcas.

No pongo aquí periodos de tiempo establecidos, porque sobre eso no hay nada escrito.

Cómo planifico mi novela de fantasía para el NaNoWriMo


Primer paso: Juguemos a ser filósofos

En post pasados jugamos a ser Sócrates, hoy seremos Platón. 

Siempre se recomienda algo simple cuando se quiere comenzar, y más porque este periodo de escritura podría verse seriamente retrasado si debes incluir un enrevesado worldbuilding, cientos de personajes y tramas engorrosas. Pero claro, tú y yo somos buenos escritores y nuestra principal aporte a la literatura es revolucionar los géneros preestablecidos, por lo que siempre tomaremos el camino complicado.

Puede que tu ya tengas una idea preestablecida, lo que siempre quisiste escribir y que siempre te rehuyó, razón por la cual creas no necesitar realizar esta etapa. A pesar de eso, siempre medio por una nueva perspectiva, sobre todo cuando el proyecto tiene pintas de ser repetitivo.

En mi caso comencé por una idea sencilla. Quería un tema fácil, alta o baja fantasía, tal vez. Revisé entre mis apuntes y encontré el que tal vez podría ser la concepción más cliché en toda la fantasía medieval: el príncipe exiliado que debe huir y recuperar sus fuerzas para luego cargar en contra del malvado tío que obtuvo por la fuerza lo que no pudo conseguir con su linaje (¿Cómo? ¿Qué se parece a Hamlet? Yo diría que al rey León, pero cada quién con su opinión).

He aquí la base.

Las novelas, como las casas, se construyen de a poco, un ladrillo sobre otro, una idea sobre otra. Tenía los cimientos, pero todavía faltaba lo demás. Por suerte, encontré en mi pocket un artículo de Gabriella Campbell con 7 trucos para destrozar los tópicos, que me sirvieron de mil maravillas. No adelantaré nada de la idea final, solo diré que, aunque mantiene la esencia de la oración que presenté más arriba, es bastante diferente a lo que me imaginé; hasta tiene incesto.

Pero, ¿qué hacer cuando no tienes ni la más ligera noción sobre que escribir? Allí entra a tallar otra recomendación de la genial Campbell (¿que puedo decir? Soy su fan, igual que medio centenar de blogueros). En este artículo puedes encontrar 34 formas diferentes de inspiración. En mi caso elegí la opción 7, las palabras aleatorias de The Free dictionary combinado con la página aleatoria de Wikipedia. El resultado puede ser realmente bizarro, pero aquí es donde está tu magia.

Puedes, por si no lo notaste, usar esto la cantidad de veces que creas conveniente, pero de ningún modo se debe volver la única forma de construir tu historia.

Segundo paso: Juguemos a ser oráculos

Proyectar. Sobre esto ya se escribió demasiado. Hay mil y una maneras de planificar el esqueleto de una historia, y la elección de la estructura depende (en la mayoría de los casos) de lo que quieras contar. Como la cuestión que nos ocupa es una novela de fantasía, yo me decanté por la figura del viaje del héroe (el que seguramente ya conoces), que se deriva del esquema aristotélico.

El viaje del héroe, en su versión simplificada, es una estructura de 12 pasos en las que se detalla las etapas que el protagonista atraviesa en una aventura que lo transformará desde la raíz. Digo que bebe directamente del esquema aristotélico porque estas doce fases se agrupan en el típicos inicio, nudo y desenlace. Como no era mi intención tener un bosquejo que seguir a rajatabla (ya saben, por el tema de las libertades creativas), decidí, con mi cabeza en el viaje, utilizar el simple pero útil resumen de acontecimientos. El resultado fue una sinopsis de unas tres mil palabras, llena de comentarios y notas al pie sobre historia, mitología, política y otras cosas.

Tal vez tú, sin embargo, decidas que el héroe de las mil caras no es lo tuyo y necesites otro esqueleto. No te preocupes, aquí (otra vez Gabriella) te explica con pelos y señales sobre 7 + 1 técnicas para para estructurar historias. Toda esta mezcla de métodos la obtuve de allí.

Pero te repito, por si no lo tienes claro. Elije la configuración con miras a optimizar el contenido. Es el único consejo que puedo darte.

Tercer paso: Juguemos a ser dios

La construcción de mundos es de mis partes favoritas de toda la fantasía. Muchas veces se escriben novelas enteras solo para hacer brillar un planeta con especies e historia impresionantes, y otras tantas (más de las que podrías imaginarte) se crean enciclopedias llenas de contenido relacionado a una obra en concreto (como Mundo de hielo y fuego, de George R.R. Martín, o El Almanaque de Sophia Rei). Sin embargo, los noveles solemos cometer muchísimos errores en este apartado: data-dumping, ausencia de información, vacíos técnicos, incongruencias entre dos puntos dados, etc.

Estos errores también me persiguen, incluso en sueños (tengo unos sueños muy locos), por lo que quise tener este apartado más o menos estable. Para esto, me basé en cincuenta preguntas que la autora argentina Nathalia Tórtora publicó en su manual de Wattpad. Si no tienes cuenta en esta red social o hiciste como David Monedero y la cerraste puedes tomar esta AMPLIA sección sobre worldbuilding; cada una de ella sirve más de lo que te imaginas.

Este por ejemplo es uno de mis sueños más recurrentes, cuando no sueño con correcciones o un bolígrafo con mi nombre.

Cuarto paso: Juguemos a ser padres

Hay quienes diferirán de mi opinión, dirán que los personajes deben estar antes que cualquier otra cosa y que no sé de lo que hablo. Tal vez tengan razón.

Después de ver este vídeo de MartitaraBooksBlog sobre el tema que mencioné más arriba me detuve a pensar en algo más cierto que mi amor por los tamales: El mundo condiciona y moldea a los personajes. Pero claro, también es cierto que tu universo debe servir a la trama y no al revés; así que, por simple jerarquía, este fue el resultado.

También hay mucha información sobre como diseñar un personaje. Libros como el de Elena Cardenal o estos uno y dos de Jean Larser tienen muchísima información útil sobre el tema.

Para crear mis personajes utilicé estas preguntas de inteligencia narrativa. También puedes utilizar esta técnica que Gabriella publicó en su web, o también estos 10 trucos de la misma autora.

Quinto paso: Juguemos a reparar desastres

Es momento de corregir la sinopsis. Debo admitir que este es un préstamo del método del copo de nieve, pero vaya que es cierto. A estas alturas de la contienda, nuestros personajes y el mundo ya debieron contarnos cosas sobre la historia, y ya deberíamos tener una idea más clara de esta. De otro modo, estamos en problemas.

Sexto paso: Juguemos a ser Jack el destripador

Es momento de segmentar. Llegados a este punto ya tienes una visión global de la novela y del mundo en que se desarrolla, y lo siguiente que debe tomar tu mente es la escaleta.

Iba a poner una imagen del asesino, pero esta mujer con sonrisa fingida me pareció más tenebrosa. 
La escaleta es una herramienta narrativa en la que separas todos los actos que ocurrirán en una novela y los organizas en pósits o tarjetas. Hacerlo te permite tener una visión global mucho más limpia que el resumen y además la capacidad de elegir lo que escribirás ese día con el conocimiento de lo que ocurrirá antes o después. Es una técnica muy útil.

En términos generales, la información que deberían incluir es la siguiente:

  • Título de la escena y posición en la novela. Ejm: Escena 666: Lucifer destruye la tierra.
  • Fecha y momento del acto. Ejm: 31 de febrero del 2345 - por la tarde
  • Personajes que participan en la escena.
  • Objetivos. ¿Cuál es la razón de ser de este episodio? Ejm: Mostrar el pecho perfecto del protagonista
  • Resumen de la escena. De preferencia entre una y tres líneas.

Si quieres saber más de este tema puedes pasarte por aquí donde Victor Selles te lo pone muy sencillo.

Séptimo paso: Juguemos a esperar el 1 de noviembre

No queda más por hacer. Si te sobró tiempo podrías repasar alguno de los apartados anteriores; en mi caso preferiría no hacerlo porque podría ser otra excusa para procrastinar.



Y con eso llegamos al final de una nueva semana. El artículo se extendió un poco más de lo que planeé, pero creo que quedó bastante completo (si no es así, al menos lo intenté). Planificar una novela es de los retos más grandes de cualquier escritor, sea profesional o aficionado y permite reducir una gran cantidad de horas de correcciones y reescrituras.

El NaNoWriMo se avecina y estoy muy ansioso por probar mis propios límites.

Como siempre, te invito a suscribirte a mi lista de correo. Aquí cada semana envío contenido interesante y exclusivo para ti, que va desde simples recomendaciones hasta algunos consejillos que me saco de la manga. También, si quieres, puedes comprar alguno de los libros que te dejé en los enlaces de arriba; los recomiendo totalmente y con cada compra me ayudas a comer (y a beber, pero que sea nuestro secreto).

Suscríbete a mi lista de correo

* indicates required





Y tú, ¿Cómo te preparas para este noviembre?

También podría gustarte

0 comentarios