5 libros de fantasía que te regalaría en esta navidad


Sí, sé que tal vez debería haber publicado este artículo desde mucho antes, tal vez antes de que sea navidad. Pero aun queda el día de reyes, por si tienes ganas de sorprender a alguien (o sorprenderte a ti mismo, que nunca hace mal algo de amor propio) en estas fiestas.

En los últimos días, toda la blogosfera literaria se vistió con los colores de Papá Noel (la versión latinoamericana del viejo barbón). Muchos de ellos publicaron listas de regalos o ideas sobre cosas que regalar en estas fechas, entre otros temas relacionados. Sentí que no podía quedarme atrás, siendo alguien que ama tanto el espíritu y el jolgorio que se suele vivir, así que aquí me tienes.

La lista que revisarás a continuación no solo corresponde a mis mejores lecturas del año, sino que además son libros de los que puedes aprender mucho si te decides a indagar y desmembrar sus secretos, por distintos motivos.

5 libros de fantasía que te regalaría en navidad

1. Si te gusta guardar secretos: El imperio final de Brandon Sanderson


Comenzamos con una de mis primeras lecturas. Llegué a conocerlo gracias a una publicación de Valen más mil palabras en la que se explica el sistema de magia que impera en este mundo. Después de leer algunas reseñas (la mayoría buenas pero otras bastante malas) y con el desgano que me producen las sagas, me apunté a leerlo.

El resultado es que me terminé la serie principal en algo de dos semanas (lo más rápido que puedo leer en digital).

Te recomiendo este libro por dos sencillas razones: Primero, por que es genial (aunque eso ya deberías saberlo); y segundo, porque representa la esencia de Sanderson: finales insospechados y coherentes.

En esta novela no encontrarás un estilo tan trabajado como en otros referentes de la fantasía contemporánea ni imágenes tan potentes como las que encontrarías en un libro de Gaiman (del que hablaremos más adelante), y sin embargo la forma en la que se desenvuelven los personajes, la originalidad de la trama y, como ya dije antes, los inesperados finales, lo hacen uno de los mejores escritores de ficción especulativa en el panorama actual.

Debemos comprender la importancia de ocultar información para mostrarla solo cuando sea necesario, comprender la necesidad de volver a nuestra historia un rompecabezas complicado, cuya pieza final esté a nuestros ojos, pero inaccesible para nuestras mentes inferiores. Sanderson sabe de eso y en toda su producción lo demuestra.

2. Si te gusta conocer a las personas: Un mago de Terramar, de Ursula K Le Guin


Otra de mis lecturas tempranas y también extraída de otra publicación de Taty (que, como ven, es una de mis principales referentes a la hora de buscar nuevas lecturas), y que incluso desmembré de forma tan burda que me apena mostrar el artículo (bueno, no me apena; aquí lo tienes).

Hay algo extraño en Un mago de Terramar, algo que no he visto en muchas novelas de género: el desarrollo no es tan importante; al menos no lo es al nivel que ocurre la verdadera nata de la historia. Su principal enfoque recae en el crecimiento del protagonista, en como sus errores lo convierten en una mejor persona y como persigue sus miedos por tierra y mar (claro, en mayor medida por mar).

Esto puede ser algo chocante en principio, al menos para lectores novatos que estamos acostumbrados a viajes de gran envergadura, a dragones que arrojan fuego y que mueren con una simple flecha. Sin embargo, conforme avanzamos en la historia nos vamos acostumbrando y encariñando con ese muchachito tonto que liberó un demonio por una insensatez, que negoció con el caudillo de Pendor para que este y sus hijos dejen en paz a un pueblito.

Como escritores debemos saber crear personajes. Debemos ser capaces de dotarlos con las habilidades necesarias para salir adelante, pero también de miedos intrínsecos y obstáculos que a simple vista parecen infranqueables. Le Guin sabe de esto.

3. Por si te gusta romper ilusiones: La canción secreta del mundo, de José Antonio Cotrina


Una de mis últimas lecturas de este año, fue sin duda también una de las más provechosas.

Hasta hace un tiempo no conocía nada de este autor más allá de El ciclo de la luna roja (que algún día deberé leer) y de su novela de fantasía por entregas Crónicas del fin coescrita junto a Gabriella Campbell. Me aventuré a él con muchas expectativas gracias a, una vez más, las reseñas en Goodreads.

Creo que ninguna historia nunca me ha resultado más desesperanzadora, no en un sentido orientado a la frustración. Digamos que Cotrina sigue muy a rajatabla el consejo de Kurt Vogennut de «Sé un sádico», y aun al decir esto siento que es poco.

Nunca odié tanto a un escritor por como trata a sus personajes, y no soy de odiar mucho a nadie (excepto a los dueños de librerías que nunca tienen el suficiente stock (razón por la cual ahora leo mucho más en digital)). He tratado de pensar en algo que, sin perder la coherencia de la historia, podría pasarle pero no les haya pasado; ¿adivina qué? No lo encontré.

Es justo lo que hace que no podamos dejar de leer, a pesar de saber que nada terminará como «debiera». Todos los eventos no solo encajan de forma limpia con el resto de la trama sino que a la vez son decepcionantes e incluso desesperanzadores para quienes, como yo, esperan que algo bueno le pase por fin a la protagonista.

Muchas veces nos encariñamos con nuestros personajes, al punto de ofrecerles habilidades y una suerte nada coherente con las «aventuras» a las que se tiene que enfrentar. Aunque algunas veces es bueno otorgarles algo que añorar o por lo que luchar, una chispa de esperanza dentro de la tribulación a la que se enfrentan, no debemos olvidar que nuestro/a protagonista está allí para sufrir. Vaya que Cotrina nunca lo olvidó.

4. Por si te gusta crear mundos nuevos: El nombre del viento, de Patrick Rothfuss


Ya debes estar hasta el pepino de que te recomienden esta novela, pero si la pongo aquí es porque verdad vale la pena las veintiún horas que nos toma terminarla por completo.

El estilo de cómo está narrada esta novela es, a mi parecer, lo que evita que dejemos de leer. Hay algunos personajes tópicos y clichés como el héroe que pierde a sus padres o la damisela en apuros (que todo el mundo desea); pero, en términos generales, lo que más me llamó la atención fue la construcción del mundo en sí.

Verán, es espectacular. De las novelas mejor construidas que leí en mi vida. No solo por el original giro que le dan a la figura de los dragones sino por la dinámica que implanta en las ciudades, las caravanas itinerantes, las relaciones sociales y políticas entre personas y países. Tiene una pega y es que el mapa casi es un calco de Europa y la mancomunidad es casi una copia de la unión europea; sin embargo, los lectores necesitamos una dosis de realidad en la fantasía.

Lo más importante, más incluso que la riqueza del worldbuilding es la sutileza con la que cada elemento es introducido. Obtenemos información solo cuando la necesitamos, nunca antes o después. Es la verdadera clave de la construcción de mundos.

5. Por si te gusta la realidad más allá de la ficción: El océano al final del camino, de Neil Gaiman


De hecho, podría citar cualquier novela o cuento de este autor, pues todas tienen ese sello con sabor a crítica social que a mí me encanta en la literatura. En Neverwhere ya dijimos que ataca la indiferencia social hacia los desposeídos; y en American Gods sobre los vicios sociales y la servidumbre que le prestamos las personas, al punto de ser objeto de adoración.

En El océano al final del camino la relación es más difusa, pero no por ello menos importante. Es el punto de quiebre para dar un inicio a la historia, la pérdida de la vida de un hombre a causa del dinero y la obsesión humana por obtener «lo que de verdad queremos» con solo pedirlo. Además de ello, pone a prueba las relaciones de la amistad, el matrimonio, la lealtad y la entrega mutua. Nada mal para una historia middle-grade.

Si a ello le sumamos un estilo pulcro, con un ritmo ajustado y la voz de un niño, podría decir que esta fue mi mejor lectura del año.



Ya estamos a puertas de cerrar el año. Creo que la próxima semana haré un balance con los mejores artículos en los cuatro meses que tiene abierto este blog, mi resumen profesional de 2017 y lo que le depara a este espacio para 2018; o tal vez haga todo esto solo para los subscriptores a mi lista de correo. Ya que estamos, ¿por qué no te unes?

Y tú, ¿qué libros de fantasía regalarías en navidad?

También podría gustarte

0 comentarios